lunes, 26 de febrero de 2018

CANTANDO BAJO LA LLUVIA | RESEÑA

V I A J A N D O  A  T R A V É S  D E L  C I N E

Doy inicio de esta sección con una gran película que me ha dejado en mi rostro una sonrisa de lado a lado. Quiero decir antes de todo que estoy muy lejos de ser una crítica del séptimo arte, sé ciertas cosas por la carrera de universidad y por mi gusto al cine, sin embargo, no abrí este espacio para escribir infinitos párrafos sobre la estructura, rodaje, e infinitos datos cinematográficos (aunque al finalizar la reseña colocaré algunas curiosidades increíbles). Soy de esas personas que ama ver películas hasta reventarse los ojos, amo ir al cine cada vez tengo la oportunidad y busco algunas para mirar por internet. Este espacio lo abro para compartir mi sensación, lo que me gustó o disgustó al mirar la cinta, los actores, las canciones o bailes (en dado caso de ser musical) etc. 

Don Lockwood es un gran actor del cine mudo, sin embargo, cuando el cine mudo está pasando a ser historia para darle paso al cine con voces, Don se encuentra en un gran aprieto ya que su compañera de actuación; Lina Lamount tiene una voz tan horrible que seguramente los espectadores saldrían horrorizados. No obstante, cierta situación lo lleva a manos de la señorita Kathy Selden, una joven que además de ser bella tiene una voz increíble. Don queda hipnotizado, seducido por esta figura femenina que llega repentinamente a su vida. No solo necesita a Kathy para doblar la voz de su compañera, sino que la necesitará también en su corazón.
Hace ya unos meses (o más) tengo la picazón de buscar cantando bajo la lluvia para conocer con mis propios ojos lo que tanta gente habló, habla y seguramente seguirá hablando de esta obra de arte. En primera instancia la película es un musical, los personajes no solo al seguir un dialogo te introducen en la historia, sino que por medio de canciones con diferentes estilos tales como "Charleston", o algunas dotadas de esa melodía romántica, como también divertidas, jocosas, entretenidas acopladas a los increíbles bailes, hacen de cantando bajo la lluvia todo un espectáculo. Realmente disfruté de principio a fin esta historia. Los actores se amoldaron tan bien a los personajes para hacernos reír, entretener, sorprender, que es una de las razones por las cuales ha tenido tanto éxito y comprendo el porqué de tanto furor. Algo a resaltar es nuestro maravilloso Don, interpretado por Gene Kelly, el maravilloso actor de los años 50 (aproximadamente). Su energía, alegría, sus gestos son vitales para la película porque Kelly nos hace acercarnos más a esta producción. Además, que este es el que interpreta la emblemática escena de Singing in the rain junto a su paraguas.

La película es graciosísima, y no estoy exagerando. Tiene de principio a fin ese sabor jocoso que hará apretarte el estómago. Yo no dejaba de reírme ni mi mejor amiga (que fue con quien la vi). Siempre había una sonrisa en mi rostro y nunca me desconecté de la trama. Además, me encantó el personaje de Cosmo (Donald O´ Connor) quien hace del mejor amigo del protagonista. Es increíble toda la vida, carácter que hay dentro de su personaje. Estos dos actores juntos hacen magia y maravillas que te será imposible desprender los ojos de la pantalla. Te enamorarán con locura porque realmente están chiflados de la cabeza.

Tampoco puedo omitir a Kathy, quien, aunque es el personaje femenino principal, no es tan relevante en comparación al impacto que tiene Gene Kelly. Eso sí, la química entre los dos no se puede negar, es tan palpable y fascinante. Además, aunque sea una película vendida como romance musical, el amor no es del todo un tema 100% central. Vemos más que este romance se desarrolla de forma un tanto apresurada pero no forzada, y que la vida de Kathy y Don gira más entorno a esta producción cinematográfica nueva del cine hablado que quieren llevar con éxito.

Ya entiendo la razón de que Singing in the rain sea tan famosa. La música, los actores, la historia, los escenarios, LOS COLORES, los colores son detonadores realmente importantes, los contrastes y matices del escenario, el vestuario. Las luces no se pueden quedar de lado, hay un juego con la iluminación potente que le hace honor a la película porque se juega con las sombras, las tonalidades en escena. Todo lo anterior son elementos que se acoplan entre ellos tan perfectos y que hacen al espectador disfrutar sin problema alguno. La película te contagia de alegría, sin más, es de esas historias capaces de hacerte olvidar un día agotador. Espero quienes no se hayan animado a verla o la conocían se den la oportunidad de echarle un vistazo, la película merece que todos le demos el beneficio de la duda.

DATOS CURIOSOS (Todos son recolectados de internet)
  • La obra fue dirigida por el mismo Gene Kelly y Stanley Donen, quienes intentaron reflejar el deslumbramiento, la velocidad y la locura de los años 20, en los Estados Unidos. 
  • El rodaje de la canción “Good Morning” fue catastrófico. Llegando a ser rodada ocho veces en una misma sesión. Como tal, en la película se notan al menos dos cortes. Gene Kelly, obsesionado en buscar la perfección de la toma obligó a Debbie a bailar hasta que esta literalmente sangró por ambos pies en la toma final. 
  • El día de grabación de la escena del baile bajo la lluvia, Gene Kelly llegó al estudio con un tremendo resfriado y 40 grados de fiebre; Stanley Donnen le propuso a Kelly realizar otro baile y eliminar el de la lluvia para que no se mojara el enfermo actor. Kelly se negó a cambiar la escena y la rodó en tan lamentables condiciones.
  • Durante el rodaje de la escena de claqué en la lluvia Gene Kelly con sus 40º de fiebre no podía bailar con la fuerza suficiente para que sus pasos sonasen bien en cámara así que al mismo tiempo que el bailaba lo hacían al lado de la cámara dos bailarinas simultáneamente y también sobre un charco para que diera el pego.
  • La hasta el momento desconocida Debbie Reynolds, sufría en la realidad el mismo problema que Lina Lamont, el personaje que debía doblar en la ficción: sus limitaciones vocales -sobre todo en las altas notas-, no lograban conformar a los directores. En realidad, Jean Hagen, la actriz que interpretaba a Lina Lamont, tenía muy buena voz, porque era ella misma la que cantaba en las escenas supuestamente dobladas. Eso no fue todo para la pobre Debbie. Incluso algunos de sus taconeos fueron doblados por Gene Kelly.



Si pinchas aquí te llevará a la página donde la vi online, además, añadiré un par de vídeos para hacerlos antojar. Feliz semana y espero que esta nueva sección les guste.   






2 comentarios:

  1. Hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y reseñas; este es el último publicado por mí:https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/02/recensione-io-voglio-lei-ava-lohan.html

    Si quieres, te espero como lector fijo (encuentra el blog también en Facebook y Instagram como: ioamoilibrieleserietv)


    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo, es una película absolutamente maravillosa. Cuando la vi por primera vez, me sorprendió que fuera tan buena. Cada tanto la veo de nuevo :-)

    ResponderEliminar